martes, 17 de abril de 2007

Capítulo I: Paradigmas y principios

El paradigma basado en principios

Para guiar nuestros paradigmas nos tenemos que basar en algo que sea inquebrantable, algo indiscutible, por una realidad objetiva que gobierna el desarrollo y la felicidad humana desde el origen de los tiempos y que ha existido y existirá en todas las sociedades: esta realidad objetiva se basa en principios.

Los principios son directrices para la conducta humana que han demostrado tener un valor duradero, permanente. Los principios son universales e intemporales, son indiscutibles en sí mismos. Estos principios por ejemplo son la rectitud, la integridad, la honestidad, la dignidad humana, la idea de contribuir, la calidad, el potencial...

Cuanto más nos esforcemos en que concuerden nuestros paradigmas con estos principios, más potenciaremos nuestra efectividad personal o interpersonal, mucho más que si gastamos nuestras energías en cambiar nuestras actitudes o conductas.

1 comentario:

kenzito dijo...

Uno de los aspectos que más me ha interesado es el hecho de "no poder quebrantar la ley". Estoy un poco confuso porque no sé si la ley se ha escrito para ciertas personas, o están hechas para todos. Me explico, en el pasado muchas personas han luchado por nuestros derechos, algunos hasta han muerto para defenderlas. A elección de todos determinamos nuestro mutuo acuerdo para aprobar las leyes y más tarde cumplir esas leyes. Sin embargo, ¿por qué si se "quebranta la ley" debemos hacer cambiar de paradigma a toda la sociedad?

En mi opinión, a lo largo de este siglo, se han creado numerosas leyes, y por poner un ejemplo del que no voy a discutir, están las nuevas leyes aprobadas para los homosexuales.

Personalmente, si el matrimonio es la unión nupcial entre un hombre y una mujer. Mucha gente no está de acuerdo con eso. A mí la verdad que me da igual, porque se trata más de un hecho significativo, pero para ellos es muy importante que la sociedad lo acepte. El problema es que se mete la IGlesia y la política de por medio, y por ello no quiero entrar en debate. Covey diría que nuestras propias vidas son mapas de nuestras experiencias , y lo que buscamos es una realidad objetiva