viernes, 27 de abril de 2007

Capítulo I: Paradigmas y principios

Los hábitos definidos

Hábito = la intersección entre el conocimiento, la capacidad y el deseo.

Conocimiento = al paradigma teórico, el qué hacer y el por qué.
Capacidad = el cómo hacer.
Deseo = la motivación, el querer hacer.

No es suficiente con tener dos de los tres componentes, no es suficiente saber qué se quiere hacer y por qué se quiere hacerlo, no es suficiente si no sabes cómo hacerlo y es casi imposible hacerlo sino tienes la motivación suficiente.

Así que el cambio de hábitos es difícil, a veces, incluso doloroso, ya que hemos basado nuestra vida en unos hábitos que nos han dado una seguridad, pero que nos tienen atrapados en una inefectividad que nos lleva a no alcanzar la felicidad.
Por todas estas razones es una misión tan difícil, y por eso, la felicidad, por lo menos en parte, puede definirse como el fruto del deseo y la aptitud para sacrificar lo que queremos ahora por lo que queremos finalmente.

Nuestra vida se basa en elecciones.

4 comentarios:

Ines dijo...

Me encantó este post! Me dio mucho en lo que pensar! Muy de acuerdo con lo que decís: cuánto cuesta intentar cambiar un aspecto de nuestra vida!
Gracias, ahora entiendo mejor el porqué a veces preferimos seguir atrapados en nuestra espiral de rutinas...
No tengo blog pero te recomiendo uno:
http://sanxeski.blogspot.com/

Saludos

kenzito dijo...

Felicidad, qué bonito nombre tienes.

El concepto de felicidad tiene muchas definiciones, pero no hay que olvidar que conlleva un estado de ánimo positivo y que la definición proporcionada por Covey me parece un poco trivial, porque dice "en parte" y pienso que debería haber analizado más este apartado en el capitulo.

Hay libros enteros que hablan sobre ella... pero no se consigue más que volver al punto de partida como dice T.S. Elliot (leer un par de entradas anteriores y encontraréis la cita,Entrada: "Un nuevo nivel pensamiento")

Un saludo

Raúl Sánchez dijo...

Estimado Kenzo,

Yo creo que la felicidad es tan personal y tan particular, que es muy difícil escribir sobre ella sin que nadie vea que no es una definición incompleta de la misma.

Cada uno de nosotros decidimos que es la felicidad, creo que en el diccionario, donde encontramos felicidad tendría que haber tantas acepciones como personas hay en el mundo.

Virtualmente suyo,

Raúl Sánchez

kenzito dijo...

No podría esperar una mejor respuesta que la tuya Raúl. Muchas gracias de nuevo. Aprender contigo es un privilegio.

Un saludo