viernes, 27 de abril de 2007

Capítulo I: Paradigmas y principios

Panorama general de los 7 hábitos

¿y si realmente somos dueños de nuestros destinos?
¿y si lo que hacemos indica lo que somos?
¿y si no hay nada que nos impida ser lo que queramos?
¿y si se nos acaban las excusas?

Como dice el proverbio:
"Siembre un pensamiento, cosecha una acción; siembra una acción, cosecha un hábito. Siembra un hábito, cosecha un carácter; siembra un carácter, cosecha un destino".

Hábitos = pautas consistentes, a menudo inconscientes, que de modo constante y cotidiano expresan nuestro carácter y generan nuestra efectividad o inefectividad. Los hábitos pueden ser buenos o malos.

Los hábitos pueden aprenderse, pueden estudiarse, pueden integrarse dentro de nuestro carácter, pero también pueden olvidarse.

No es fácil ni sencillo crearse un carácter basado en unos hábitos que rompan las tendencias habituales profundamente enraizadas en nuestra sociedad tales como la indecisión, la impaciencia, la crítica o el egoísmo, que violan los principios básicos de la efectividad humana, se necesita algo más que fuerza de voluntad y algunos cambios menores en nuestras vidas.

Subir a otro nivel: Todos tenemos malos hábitos que dificultan nuestro despegue, son como una fuerza gravitatoria que nos impide que vayamos hacia donde queremos ir, pero depende de nosotros y solo de nosotros, el romper esta atracción y alcanzar una dimensión totalmente nueva, donde logremos la efectividad y la felicidad en nuestras vidas.

"Somos lo que hacemos cada día. De modo que la excelencia no es un acto, sino un hábito".
Aristóteles

4 comentarios:

PeKeÑa dijo...

muy bueno el artículo de verdad, me he pasado por akí de casualidad pero creo ke me pasaré mas amenudo.
Enhorabuena y suerte.

...silvia...

Vivir, amar, aprender, dejar un legado dijo...

Estimada Silvia,

Aquí esperamos a que te pases más a menudo.

Gracias por tu comentario.

PeKeÑa dijo...

eso dalo por hecho, me pasaré e iré dejando comentarios siempre ke pueda.
suerte.

kenzito dijo...

Como dije que escribiría en todos las entradas, me reservo la opinión para posteriores comentarios. Ya que este es un nuevo capítulo introductorio

Un saludo a pekeña, que no pude darselo en su díal.

Kenzo