domingo, 15 de abril de 2007

Capítulo I: Paradigmas y principios

El poder de una paradigma

La palabra paradigma proviene del griego. fue originalmente un término científico, y en la actualidad se emplea por lo general con el sentido de modelo, teoría, percepción, supuesto o marco de referencia. En el sentido más general, es el modo en que vemos el mundo, no en términos de nuestro sentido de la vista, sino como percepción, comprensión, interpretación.

Cada uno de nosotros tenemos un paradigma diferente (por motivos sociales, de educación, familiares, etc.), cada uno de nosotros puede tener la misma realidad delante y ver cosas distintas. Cuando llegamos a ser objetivos y vemos las cosas de manera clara, empezamos a comprender por qué otros ven las cosas de diferente forma que nosotros.

El mejor ejemplo lo tenemos en las dos imágenes del libro que se nos muestran al principio, después de pasar un rato viendo una de las dos fotos en concreto, cada uno se hace su paradigma según que foto se haya visto, ya sea la de una vieja o la de una joven, y en realidad estamos viendo la misma foto, una tercera que es una mezcla de las dos. Ejemplos como este se pueden ver miles en la vida cotidiana.

Así pues de nosotros depende poder cambiar de paradigma, poder escuchar a los otros y estar abiertos a sus percepciones, con lo cual lograremos un cuadro más amplio y una modalidad de visión mucho más objetiva.

2 comentarios:

kenzito dijo...

En este apartado observo brevemente conceptos muy importantes de cara a los próximos capítulos.

Nuestra conducta y actitud condicionan la percepción de la realidad, discerniendo entre el modo de de ver como son las cosas y el modo de en que deberían ser. Y también, nuestras mentes, son tan complejas que tenemos diferentes interpretaciones, hay diferentes tipos de percepciones: la visual cuando observamos un objeto, la mental cuando lo imaginamos y otra tercera que engloba todos los puntos de vista posible.
Al menos eso es lo que entendí a una persona experta en el tema, siento no poder contarlo con sus palabras.

La objetividad, como bien dice en el libro se logra mientras aprendemos a escuchar, y no encerrarnos a lo que nosotros creemos exclusivamente... a analizar los problemas y darles solución desde distintos puntos de vista.

Un saludo

Vivir, amar, aprender, dejar un legado dijo...

Estimado Kenzo,

Es difícil darse cuenta de lo complejas que son nuestras mentes, es complicado razonar y analizar por qué vemos lo que vemos.

Todo esto lo podemos llegar a razonar gracias a uno de los mayores privilegios que como humanos poseemos: la autoconciencia.

Cada uno de nosotros tenemos un paradigma diferente, únicamente de nosotros depende esforzarnos por encontrar la mayor objetividad y la mayor apertura mental posible.

Kenzo espero que, con tus aportaciones, sigas haciendo que escribir este blog merezca la pena.

Raúl S.L.