miércoles, 11 de abril de 2007

Capítulo I: Paradigmas y principios

Aquí espero que escribamos sobre el primer apartado del capítulo I del libro, que se titula:

De adentro hacia fuera

Comienza con la frase de David Starr Jordan: "No hay en todo el mundo un triunfo verdadero que pueda separarse de la dignidad en el vivir."

En cada capítulo una frase ilustra una idea, esta en concreto nos confirma la importancia de nuestros principios, es decir de nuestro interior. Es la idea de poder disfrutar de un triunfo con la conciencia tranquila, sabiendo que lo has dado todo y que has triunfado, sabiendo que tenías claro lo que has hecho y por qué lo has hecho, eso sólo se construye desde el interior y sólo después de eso se verá reflejado en el exterior.

En el desarrollo "de adentro hacia fuera" nos damos cuenta de la importancia de conseguir éxito en la vida, pero que un éxito en un rol particular por sí solo no conlleva la felicidad. En la vida cada uno de nosotros representamos diferentes roles y lo importante es saber realmente lo que nos interesa llegar a ser y conseguir en la vida, pero en toda la amplitud de nuestros diferentes roles, por ello para obtener un éxito completo en la vida, se tienen que primero interiorizar las prioridades y objetivos que deseamos conseguir en cada uno de nuestros roles: como padre, profesional, amigo, esposo, etc.
Tenemos que conseguir primero una victoria privada (interior) para conseguir una victoria pública (exterior).

En el ejemplo del problema con su hijo, Stephen nos hace ver claramente la importancia de definir el origen de los problemas que nos preocupan, y analizarlos en profundidad. Nos presenta como al principio ayudaron equivocadamente a su hijo, un adolescente que no era bueno en los estudios ni en los deportes, y que no dio resultado hasta que se preguntaron realmente si el problema lo estaban enfocando desde la perspectiva correcta. Como personas responsables su objetivo era el ser buenos padres y que su hijo tuviera éxito bajo su punto de vista, se limitabana a animarlo, como si fuera retrasado. Pero sus ojos no veían el problema real, el éxito que querían para su hijo no era el que él deseaba obtener, él practicaba un deporte que no le gustaba y llevaba un estilo de vida que él no había elegido, por ello hasta que nos se dieron cuenta de lo que realmente necesitaba su hijo no lo pudieron ayudar.
Así pues, muchas veces el problema es que no estamos percibiendo el problema real, si no lo que nosotros creemos que es el problema, por ello es muy importante que analicemos nuestras percepciones y nuestros paradigmas.

6 comentarios:

Xavier dijo...

Es cierto que las personas ambiciosas e inconformistas tienden, de forma natural, a buscar el éxito en su vida.

Me viene a la cabeza una frase que suele decirse a modo de tópico, pero que para mí tiene un gran sentido:
"El fin no justifica los medios".

Para mí el éxito es llegar a la máxima realización personal y profesional, pero de tal forma que me permita dormir cada noche con la conciencia tranquila y con el impagable sentimiento de haber actuado humanamente y haber ayudado a los demás.

No nos hagamos victimas de nuestro éxito, logrémoslo de forma que podamos disfrutar de él.

Como decía Álex Rovira i Celma en uno de sus libros: "Hay muchos excelentes profesionales que pagan un precio excesivamente alto por su salario."

Un cordial saludo,
Javier S.M.

kenzito dijo...

Hoy en día, puesto que el mundo cambia constantemente, también cambian nuestras preocupaciones. Una sin duda como se comenta ahora, es el éxito. Se encuentra diariamente presente en nuestras vidas, y por ello depende de como realizamos nuestras acciones.

El ejemplo típico de una persona que tiene un buen puesto de trabajo y gana mucho dinero, ya que tiene una buena familia y que por tanto no tiene, "aparentemente" ningún problema, es el objetivo que cualquier individuo pretende alcanzar...

En mi opinión, al igual que Xavier, yo también creo que el éxito personal y profesional, es lo que nos hace sentir realizados. Aunque yo voy a hacer unas pequeñas connotaciones. ¿Por qué la gente relaciona el éxito con felicidad?

Resulta que he estudiado más que nunca, y mi aspiración es aprobar todas las asignaturas, y de 6 apruebo sólo 4. ¿He fracasado? Desde un punto de vista equilibrado, parcialmente sí, globalmente, no. ¿Por qué? Porque por una parte, me siento indignado por suspender dos asignaturas que no he llegado a aprobar. Si el éxito es aprobar, y con ello se implica mi felicidad, ¿por qué estoy feliz si he suspendido y se supone que he fracasado? La respuesta está en mi éxito interno. Yo sé que he estudiado todo lo posible por aprobarlo, pero quizás no he llegado a comprender esas dos asignaturas, a demostrar que he podido explicarlas lo mejor posible y que no he encontrado sentido a su fin. Es por esta razón, que la próxima vez, me mentalizo de que lo voy a entender y de que voy a aprobar y finalmente lo consigo, ese es para mí, el auténtico éxito. Ser optimista y constante, no dejarse caer en lo superfluo. Por supuesto, estamos hablando de un éxito/fracaso condicionado a una meta. Estudiar para aprobar, aprobar para terminar la carrera, terminar la carrera para encontrar un buen puesto de trabajo, tener un buen puesto de trabajo para poder vivir, vivir para entablar una relación interdependiente con la sociedad, y así cerrar un ciclo que empieza desde el momento en que nacemos.
Con este excepcional libro, se descubren y aprenden muy buenas lecciones. Pero de ello se hablará más tarde.

A menudo, como S. Covey en un principio, se cree que todas las personas tenemos que ser "iguales" Es decir, de todos sus hijos, uno de ellos, no jugaba bien al baseball ni era en un principio brillante en sus estudios. Por tanto, como se suponía que era la felicidad para este crío? Según he interpretado en la lectura del capítulo, la afirmación del YO. Dejando de proteger, no reconociendo como es la conducta de una persona, es decir, tratando de poner una máscara y un disfraz. Una persona es única e irrepetible, si hay algo que no hace como todo el mundo. Gracias a ello, hay grandes genios en el mundo, y uno es brillante en la ciencia y otro en la literatura, uno en las artes y otros en la música. Entonces, lo que debe preocuparnos, debe ser la búsqueda de nuevas potencialidades en nosotros mismos. ¿Por qué nos empeñamos en ser iguales? Un hijo quiere ser ingenerio como su padre, u otro abogado. Y probablemente no se hayan parado a pensar, si realmente les hace feliz. Hay casos opuestos, donde los padres obligan a los hijos. Un ejemplo de personas que son muy interesantes y a la vez inteligentes, son los filósofos. Los hay de todos los tipos. Y no es que yo sepa mucho de filosofía…Nos preguntamos por qué se pasan toda la vida reflexionando, acerca de cosas que podemos pensar que son obvias.

Como dijo un profesor mío, ¿por qué florece una flor? En el sentido de la misión que cada uno tiene en la vida. Puede haber una explicación biológica, pero ¿y la metafísica?

El principio de todo, es nuestro misterio por saber que hacemos aquí, que debemos proponernos hacer y cómo conocernos a nosotros mismos, analizando que vamos a aportar al mundo.

Un saludo

Kenzo

Oscar dijo...

Para mi el éxito de la vida, es conseguir las metas que cada uno se propone con todo su esfuerzo y dedicación, no hay nada más satisfactorio, que llegar a casa después de una jornada de trabajo y saber que has echo todo lo que estaba, al alcance de tus manos para que las cosas salgan bien.

Yo gracias a mi trabajo, estoy creciendo como persona y aprendiendo muchas cosas que antes no las podría ni imaginar.

UN SALUDO.

Raúl Sánchez dijo...

Estimado Óscar,

Todos y cada uno de nosotros tenemos diferentes orígenes y diferentes destinos, pero lo que está claro es que hay una serie de principios que nos unen a todos y que son universales e irrechazables, uno de ellos podría ser el que tú comentas, el de llegar a casa con la conciencia tranquila de haberlo dado todo por alcanzar un objetivo que realmente deseas y saber que estás en camino de conseguirlo.

Bienvenido al blog, te esperábamos desde hace ya bastante tiempo. Y parece que la espera ha merecido la pena. Demuestras saber por tus palabras que el futuro está en nuestras manos, eres consciente de ello.

Virtualmente suyo,

Raúl S.L.

jordi dijo...

Pienso que el primer paso para poder tener un éxito absoluto es la evolución que vamos teniendo como personas, no es en sí la madurez, pero si el ir evolucionando e ir conociendonos interiormente.
Yo hace cinco años tenía unas metas totalmente diferente a las que tengo ahora, y aunque muchas de ellas las he conseguido, me pregunto, estoy realmente feliz por ello? Pues ahora pienso que quizás no eran unas metas tan dificiles de conseguir, al igual porque una vez conseguidas es más fácil que pasen a un segundo plano o lo más seguro es que las metas que nos proponemos cada vez nos suponen un mayor esfuerzo.
Evolucionamos como personas y nos exigimos cada vez más.
Tengo retos para conseguir tanto en el ámbito profesional como particular y estoy seguro que los voy a conseguir y una vez conseguidos pensaré en otros nuevos retos aún más difíciles hasta de imaginar, pero no me importa, porque todo tiene su momento y su lugar.
Espero que este libro me ayude a formarme y me encamine hacia lo que será mi éxito.

Raúl Sánchez dijo...

Estimado Jordi,

Todo el que quiere evolucionar tiene que tener claro los objetivos que quiere conseguir, y dependerá sólo de él tener la determinación y la dedicación suficientes para conseguirlos.

Este libro te ayuda a ver que cosas son importantes para ti y te ayuda a decidir que es lo que realmente quieres hacer.

Espero que disfrutes del camino que hemos empezado.

Virtualmente suyo,

Raúl