sábado, 5 de mayo de 2007

Primer hábito: Sea proactivo

Tomar la iniciativa

¿Y si realmente estamos preparados para conseguir cualquier cosa que nos planteemos y sólo depende de nosotros?

Muchas personas esperan que suceda algo o que alguien se haga cargo de ellas, que venga un ángel salvador y resuelva todos sus problemas, tienen la esperanza de que les suceda algo maravilloso por arte de magia, algo que realmente les reafirme en la idea que no tienen la responsabilidad sobre sus vidas, algo que les justifique los objetivos que no cumplen, los sueños que nunca llegarán a conseguir. Pero las personas que llegan a ocupar los buenos puestos, las personas que consiguen sus objetivos son proactivas, son personas de acción, personas que buscan y se implican en hacer sus sueños realidad, son aquellas personas que son soluciones para los problemas, y no problemas ellas mismas, que toman la iniciativa de hacer siempre lo que resulte necesario, congruente con principios correctos, y finalmente realizan la tarea, se implican totalmente en conseguir lo que realmente desean.

Todo depende de si realmente quieres actuar y tomar la iniciativa para conseguir tus objetivos o esperas a tu salvador para que actúe por ti. En realidad sólo hay un camino.

2 comentarios:

EUGENIA BL / EUCHY dijo...

Es cierto! es posible que uno esté a la eterna espera de algún evento que desencadene lo que queremos lograr..el locus de control externo, o lo que es igual, atribuir al exterior la responsabilidad de nuestros actos es algo que uno debe superar para triunfar. Gracias por tus consejos. Saludos, Eugenia.-

Xavier Sánchez dijo...

Efectivamente, la mayoría de gente espera que un cambio se produzca en sus vidas, pero son muy pocos los que van a buscarlo.

Como escribió Alex Rovira i Celma en su Best Seller "La buena suerte", "Son muchos los que desean la buena suerte, pero muy pocos los deciden ir a por ella".

Seamos proactivos, el cambio hay que buscarlo activamente, solo así se consigue el éxito auténtico y duradero.

Como dijo una vez nuestro amigo Albert Einstein, "Que la inspiración llegue no depende de mí; lo único que yo puedo hacer es que, cuando llegue, me coja trabajando".

Un saludo,
Xavier Sánchez