sábado, 12 de mayo de 2007

Segundo hábito: Empiece con un fin en mente

Todas las cosas se crean dos veces

Empiece con un fin en mente se basa en el principio de que todas las cosas se crean dos veces. Primero hay una creación mental, y luego una creación física.

Cuando uno se construye una casa, hay que estar seguro de que el plano, la primera creación, sea realmente lo que uno quiere, que se ha pensado en todo. Después se levanta la casa con ladrillos y cemento. Cotidianamente uno va a la obra y despliega el plano para decidir el trabajo del día. Se empieza con un fin en mente.

En la medida en que comprendamos el principio de las dos creaciones y aceptemos la responsabilidad de ambas, actuaremos dentro de los límites de nuestro círculo de influencia y lo ampliaremos. En la medida en que no operemos en armonía con este principio y no nos hagamos cargo de la primera creación, estaremos reduciendo ese círculo.

El primer hábito nos dice "Tú eres el creador". El segundo hábito es la primera creación.

En nuestra vida, si no hemos decidido hacia donde queremos ir, ¿hacia dónde vamos?

De nosotros depende reflexionar profundamente y decidir cuales son los objetivos que decidimos alcanzar, tener claros esos objetivos en mente, sabiendo el esfuezo, el empeño y la energía que necesitaremos, y las dificultades contra las que lucharemos. Cuando realizamos una primera creación mental de nuestros objetivos, en ese momento, estamos en el camino hacia la materialización física de esos objetivos, en ese momento nos hacemos dueños de nuestros destinos, nos hacemos responsables de las consecuencias de nuestras acciones, unas acciones que están pensadas y planificadas para alcanzar un objetivo acorde a nuestros principios. En caso contrario, cuando no pensamos sobre lo que queremos realmente y no tenemos un fin en mente, no sabemos a donde vamos, ni que nos depara el futuro.

En fin, cada uno de nosotros tenemos el don de la elección.

No hay comentarios: