sábado, 26 de mayo de 2007

Segundo hábito: Empiece con un fin en mente

¿Quieres ser dueño de tu destino?

¡Reescribe tu guión!

Todos nosotros tenemos varios privilegios desde que nacemos: algunos de ellos son la imaginación, la conciencia moral y la autoconciencia.

Gracias a la imaginación podemos visualizar los mundos potenciales que hay en nuestro interior, lo que deseamos. Por medio de la conciencia moral podemos hacer que nuestros actos se rijan por las leyes o principios universales. Estos dos privilegios junto con la autoconciencia (la capacidad que tenemos para analizar nuestros procedimientos de pensamientos, es la capacidad de analizar por qué pensamos como pensamos) nos permiten escribir nuestro guión.

Al desarrollar nuestra autoconciencia, muchos de nosotros descubrimos guiones inefectivos, hábitos profundamente enraízados y totalmente indignos de nosotros, por completo incongruentes con las cosas que verdaderamente valoramos en nuestra vida.

Durante muchos años hemos ido recibiendo diferentes guiones que nos han ido transmitiendo, ya sea por parte de nuestros padres, por nuestra situación social, por nuestra educación, por nuestras relaciones, etc. Así pues el proceso de escribir nuestros guiones pasa por hacer un proceso de reescritura o cambio de paradigma: de cambio de algunos paradigmas básicos que ya tenemos. Cuando nos damos cuenta y reconocemos los guiones inefectivos que están en nuestro interior, entonces y sólo entonces podemos empezar a reescribir proactivamente nuestros guiones.

Nosotros tenemos la responsabilidad de utilizar nuestra imaginación y creatividad para escribir nuevos guiones, más efectivos, más congruentes con nuestros valores más profundos y con los principios correctos que dan sentido a nuestros valores.

Reescribir nuestro guión significa ser responsable de mi propia y primera creación, reescribir mis guiones de modo que los paradigmas de los que surgen mi conducta y mis actitudes sean congruentes con mis valores más profundos y estén en armonía con los principios correctos. También significa empezar cada día teniendo esos valores firmemente presentes. Entonces, cuando aparezcan los problemas, los desafíos, podré tomar las decisiones basándome en esos valores. Puedo actuar con integridad. No me veo obligado a reaccionar ante las circunstancias, guiado por emociones momentáneas. Puedo ser verdaderamente proactivo, verme impulsado por valores, porque mis valores ya están definidos.

Cada uno de nosotros en el fondo sabe lo que quiere y lo que le gustaría ser, sólo es cuestión de pararte a pensar y analizar cual es tu misión personal en la vida en cada uno de los roles (como hijo, amigo, esposo, trabajador, etc) que la componen.

A veces el problema es que estamos apresados en la densa red de las cosas tenues. Lo que más importa está enterrado bajo capas de problemas apremiantes, preocupaciones inmediatas y conductas exteriores.

Quizás sea una de las cosas más simples y obvias que se puedan escribir, pero si no trabajamos para saber hacia donde queremos ir, entonces, no sabemos hacia donde vamos.

7 comentarios:

PeKeÑa dijo...

Reescribo mi guión y ultimamente mas amenudo porque de vez en cuando no se a donde quiero ir.

Gracias, después de leer esto ya tengo mas o menos claro que voy a escribir y que camino seguir.

enhorabuena.

...SiLviA...*

EUGENIA BL / EUCHY dijo...

Hola..tengo pendiente leerte esto último con calma. Muchas gracias por tu apoyo de siempre. Me hace muchísimo bien. Seguimos en la lucha.
Besos
Eugenia.-

EUGENIA BL / EUCHY dijo...

Tus palabras son tan necesarias...y el universo conspira para que las leamos en los momentos "oportunos".
Besos.-

EUCHY dijo...

Raúl..tienes tiempo perdido...
Haces falta!
Saludos.-

Janecita. dijo...

Interesante reflexión...!

Saludos,

Janecita.-

EUCHY dijo...

Supongo que deben estar muy atareados, es una lástima no verte tan seguido por aquí...

De todas formas paso a dejarte mis saludos, un besito y un abrazo.

Eugenia.-

Vivir, amar, aprender, dejar un legado dijo...

Estimada Eugenia,

Muchas gracias por seguir visitando mi blog, siento no escribir, pero es que por unos asuntos personales no he podido escribir como a mí me gusta.

Esta semana escribiré y será, en parte, gracias a tus comentarios.

Virtualmente suyo,

(Muchas gracias Euchy)

Raúl