sábado, 29 de septiembre de 2007

Seis paradigmas de interacción humana: 3. Pierdo/ganas

En el otro extremo de las formas de relación están las personas que utilizan el pierdo/ganas, donde estas personas renuncian a sus deseos y a su condición de personas relevantes para concedérselo todo a la otra parte de la relación. Las personas que actúan de esta forma son personas deseosas de agradar y apaciguar, buscan la fuerza que no tienen en la aceptación o en la popularidad.

Pierdo/ganas es una posición débil y caótica que no genera nada más que frustración y un sentimiento que de que no aportan nada a la relación, una relación que está herida de muerte.

Seis paradigmas de interacción humana: 2. Gano/pierdes

La mayoría de nosotros hemos sido educados desde pequeños para competir con los demás, pensamos en que si yo gano, el otro pierde, es como si fuera nuestro enemigo, como si todo fuera una disputa, y esto no tiene por qué ser así siempre.

La base de este pensamiento gano/pierdes radica en la excesiva comparación que soportamos, desde pequeños competimos con nuestros hermanos por el amor de nuestros padres, con nuestros amigos deseamos ser los más queridos, los más admirados, etc.

Las personas que actúan según el paradigma gano/pierdes, son personas negativas, obstinadas y egoístas.

Este sentimiento de competitividad no nos sirve para establecer buenas relaciones (ya sean relaciones sentimentales, familiares, laborales, etc), no podemos hacer que perdure en el tiempo una relación donde siempre hay un ganador y un perdedor, donde hay un fuerte y un débil, para que las relaciones evolucionen y perduren en el tiempo debe haber una relación donde las dos personas se sientan valoradas y cooperen a que su relación fructifique.

Hay lugar para el resultado yo gano/tú pierdes, pero yo creo que ese lugar está en las competiciones deportivas, y demás situaciones que lo admiten.

Seis paradigmas de interacción humana: 1. Ganar/ganar

Este el tipo de interacción que busca que las dos partes de la relación salgan beneficiadas, busca que las dos partes salgan satisfechas, huye del resultado clásico de yo gano y tú pierdes para llegar al nivel superior donde las dos partes se sienten favorecidas.

Es complicado tener la capacidad para admitir que los dos vamos a sacar provecho de la relación, hay que ser fuerte de carácter y ser completamente independiente para poder tomar la decisiones de hacer el esfuerzo de buscar una tercera alternativa que sea beneficiosa para ambas partes.

Seis paradigmas de interacción humana

En las relaciones sociales, donde tenemos que llegar a acuerdos y buscar soluciones dentro del mundo interdependiente en el que vivimos hay diferentes resultados posibles para estos acuerdos, en concreto nos vamos a concentrar en 6:

- Ganar/ganar.
- Gano/pierdes.
- Pierdo/ganas.
- Pierdo/pierdes.
- Gano.
- Ganar/ganar o no hay trato.

En las siguientes entradas los vamos a desarrollar.

sábado, 22 de septiembre de 2007

La leyes del amor y las leyes de la vida

Dag Hammarskjold, ex secretario general de las Naciones Unidas, formuló cierta vez una observación profunda y de amplio alcance: "Es más noble entregarse por completo a un individuo que trabajar con diligencia por la salvación de las masas".

Es más noble y complicado tener el valor para afrontar y mantener una relación profunda con una persona importante en su vida (su mujer, hijo, etc) que dedicarse a trabajar ocho horas diarias con un multitud de personas superficialmente.

Por ejemplo:
Cuando los padres consideran los problemas de los hijos como oportunidades para construir la relación, y no como una causa de una irritación negativa y molesta, cambia totalmente el carácter de la interacción padre hijo. Los progenitores pasan a estar más dispuestos, incluso entusiasmados, a comprender en profundidad y ayudar a sus hijos. Cuando un hijo se acerca a ellos con un problema, en lugar de pensar "¡Oh no! ¡Otro problema!", su paradigma es "Aquí tengo una gran oportunidad de ayudar realmente a mi hijo y para realizar un depósito en nuestra relación". Cuando respondemos de esta manera ya sea a nuestros hijos, a nuestras esposas o a alguien que realmente nos importa y que creemos que merece nuestra atención, es en ese preciso instante cuando ven el valor que asignamos a sus problemas y a ellos como individuos, y entonces se crean fuertes lazos de amor y de confianza.

sábado, 15 de septiembre de 2007

Grandes hombres: Rickson Gracie

Rickson Gracie luchador del Gracie Jiu-Jitsu (Brazilian Jiu-Jitsu). Nació el 21 de noviembre de 1959 en Río de Janeiro (Brasil), hermano mayor de Royce Gracie (leyenda del UFC), e hijo de Hélio Gracie (leyenda de las artes marciales y el creador del estilo Gracie Jiu-Jitsu).
Parte de esta dinastía (cuyos orígenes se remontan a un emigrante escocés que llegó a Brasil), ha participado en varios torneos y campeonatos sobre las
artes marciales y actualmente radica en Los Ángeles, California (EE.UU.).

Está considerado como el mejor luchador de la familia Gracie, e invicto con más de 450 combates de vale-todo o similares figurando en el libro de los records Guiness.
Dos de sus combates más importantes a principios de los 80 fueron con el legendario luchador brasileño
Zulu poseedor de un estilo de combate propio del norte del Brasil, usado por los mestizos y conocido con el nombre de Tarraca. Éste, con más de 190 centimetros de altura llevaba invicto más de 150 combates cuando Gracie le venció en los dos combates por estrangulación, tras dos peleas muy trabajadas por Rickson, utilizando el Gracie-Jiujitsu, luchando y resistiendo todas las acometidas de Zulu desde posiciones defensivas en el suelo, esperando el cansancio de su rival, y el hecho de que éste cometiese un error para aprovecharlo inmediatamente y aplicar la técnica decisiva, la estrangulación conocida como "mata-león".
También participó en
Japón en los años 90 en dos Open en los cuales venció, y fue reconocido como la encarnación del samurai del Japon feudal por la prensa especializada.
Es de destacar que intentó retar a los mejores luchadores de la época para que se enfrentaran contra él, pero que nunca fueron contestados, ejemplo de estos retos no contestados fueron: Kazushi Sakuraba o Mike Tyson en su época dorada, cuando unificó todas las coronas de pesos pesados. El reto consistía en que si Rickson perdía, le pagaría 100.000 $ al que lo hubiera conseguido. Este fue el legendario Reto Gracie que nadie consiguió.


No ha vuelto a subir a un cuadrilátero desde la desaparición y muerte de su hijo adolescente Rockson, del cual apareció el cuerpo sin vida año y medio después, a causa de un sobredosis de drogas. La hipótesis barajada y el archivo del caso hablaban de un secuestro y posterior ejecución causado por la frustracción de no haber podido conseguri el rescate.

Los seis depósitos principales: 6. Disculparse sinceramente cuando uno realiza un reintegro

Creo que la importancia y la esencia de una disculpa radica en que sea sincera. Si realmente te disculpas con sinceridad y la otra persona lo entiende así, la relación avanza y la confianza aumenta, ya que el otro tiene la seguridad de que si en otra ocasión le haces algo que le moleste, le responderás con una disculpa, preocupándote por su situación. Si por el contrario, tu disculpa no es sincera, y te disculpas por compromiso, entonces la relación puede sufrir uno de los mayores daños que se le pueden causar, ya que normalmente cuando te disculpas es porque le has hecho daño a la otra persona y si no te disculpas sinceramente lo único que estás haciendo es intensificar ese daño y aniquilando la relación.
Por ello, como dice la sabiduría oriental, "si vas a hacer una reverencia, que tu inclinación sea pronunciada" o como dice la ética cristiana, "paga hasta la última moneda".
La verdad es que hay que ser fuerte de carácter para reconocer los propios errores y pedir disculpas, ya que es una humilde y firme declaración de que somos humanos y cometemos errores.
Leo Roskin enseñó que "El débil es el cruel. La amabilidad sólo puede esperarse del fuerte".

Los seis depósitos principales: 5. Demostrar integridad personal

La integridad personal es una de las fuentes principales de confianza y constituye la base para establecer una buena relación.

Nuestra integridad depende de que nuestros actos reflejen nuestras palabras, que mantengamos las promesas y satisfagamos las expectativas que generamos. La integridad es un compromiso con la verdad y con uno mismo.

Un ejemplo que demuestra nuestra integridad es la forma como hablamos de otras personas que no están presentes cuando mantenemos una conversación, si hablamos mal de los que no están presentes damos la sensación a las personas con las que hablamos de que en cuanto se giren podemos empezar a hablar mal de ellos. Igual que si no respetamos las confidencias que nos ha confiado alguien diciéndoselo a un tercero, está claro que esto no genera confianza en nadie y acaba con nuestra integridad.

La clave de los noventa y nueve es el restante uno, en particular ese uno que pone a prueba la paciencia y el buen humor de los muchos. Es el amor y la disciplina del uno lo que transmite el amor a los otros. El modo en que tratamos al uno revela el modo en que consideramos a los noventa y nueve restantes, porque en última instancia cada uno de ellos es un uno.

Integridad también es evitar toda comunicación engañosa, desleal y que no respete la dignidad de las personas.

Los seis depósitos principales: 4. Aclarar las expectativas

Las relaciones, como todo lo que merece la pena en esta vida, necesitan esfuerzo, dedicación y por supuesto coraje. En el caso de las relaciones tiene especial importancia el coraje y el valor de afrontar que las relaciones deben establecerse con la claridad de lo que cada uno espera obtener y ofrecer en esa relación, ya sea laboral, familiar, etc.

Muchas relaciones no llegan a buen puerto por el problema de la confusión de la no claridad y de la falta de comunicación, debido a esto las partes se sienten frustradas por el incumplimiento de sus expectativas. Todos nosotros podemos recordar muchos ejemplos de este determinado problema, ya que es la raiz de muchas de las preocupaciones que se generam en las relaciones.

Esto se puede solucionar invirtiendo tiempo y esfuerzo para aclarar las expectativas de cada una de las partes antes de iniciar una relación, resulta obvio que cuando sabes lo que cabe esperar de una relación ya no te puedes sentir frustrado, ya que tienes toda la información necesaria para saber si te interesa o no esa relación.

sábado, 8 de septiembre de 2007

Los seis depósitos principales: 3. Mantener los compromisos

El establecimiento de una promesa y su posterior cumplimiento son de de vital importancia para cualquier tipo de relación, ya que reafirman a la otra persona en su confianza hacia nosotros.

El daño que puede hacer el incumplimiento de una promesa puede ser devastador en una relación, ya que después de no cumplir nuestra promesa, nuestras palabras, nuestros consejos carecen de sentido para el otro.

Por ejemplo, si en un niño se ha cultivado la confianza en la palabra de sus padres, si estos siempre han mantenido y cumplido sus promesas, entonces y sólo entonces, el niño seguirá con total confianza los consejos de sus padres.

Por ello, es mejor no prometer algo que no estemos seguros que vayamos a mantener.

Los seis depósitos principales: 2. Prestar atención a las pequeñas cosas

Los detalles en las relaciones son muy importantes, en el fondo todas las personas son muy tiernas y sensibles. Por dentro, incluso detrás del exterior más rudo y duro, están los sentimientos y afectos tiernos del corazón.

Hay pequeños detalles que brindas que hacen que las personas se sientan reafirmadas en tu cariño y aprecio, y por otro lado hay pequeños detalles que hacen sentir a las personas menospreciadas. Depende del tipo de pequeño detalle que tengamos con los otros, según sea un pequeño detalle positivo o negativo, en consonancia habrá un gran aumento de confianza o habrá una gran disminución de la misma.

" A veces, cuando considero las tremendas consecuencias de las pequeñas cosas...
me siento tentado a pensar...
que no hay cosas pequeñas". Bruce Barton

Los seis depósitos principales: 1. Comprender al individuo

Cuando quieres comprender realmente a alguien y quieres dar un paso importante hacia delante en una relación basada en la confianza, tienes que centrarte y pensar en que lo que es importante para ti y lo que es importante para la otra persona no siempre tiene por qué coincidir.

Debemos tener claro que es esencial el principio de hacer que lo que es importante para la otra persona sea tan importante como la persona misma para nosotros. Hay que intentar comprender profundamente al otro, como nosotros mismos querríamos ser comprendidos.

Por ejemplo, cuando estamos trabajando en casa, muy ocupados, y se nos acerca nuestro hijo a preguntarnos algo que a nosotros nos parece trivial, pero que para él es muy importante, es en esta situación cuando le demostramos si puede confiar en nosotros para sentirse comprendido o si, por el contrario, le vamos a dejar con la sensación de que nosotros pensamos que sus problemas son tonterías. Está claro que si pasamos de él, la próxima vez no vendrá a nosotros y habremos perdido una parte muy importante de sus confianza en nosotros.

sábado, 1 de septiembre de 2007

De la victoria privada a la victoria pública

Hasta ahora hemos visto los tres primeros hábitos, los que nos llevan de la dependencia hacia la independencia, ahora es el momento de pasar a la interdependencia, es la hora de pasar de la victoria privada a la victoria pública.

Sólo en el momento en el que sabemos que somos los creadores de nuestros destinos, que depende de nosotros lo que alcancemos en la vida y que nosotros decidimos que es lo que realmente nos importa, sólo en ese momento podemos empezar a tener relaciones beneficiosas y provechosas con los demás.

El ingrediente más importante de toda relación no es lo que decimos o hacemos, sino lo que somos. Todas las relaciones se basan en la confianza, pero no existe confianza si no hay integridad. Así pues, para generar confianza debemos ser personas íntegras y dignas de confianza, y eso se logra cuando uno es proactivo, centrado en los principios correctos, cuando uno es capaz de organizarse y realizar cosas con integridad en su vida.

Toda relación depende de la confianza, para explicar como se genera esta confianza, podemos utilizar la metáfora de la cuenta bancaria, la podríamos denominar la cuenta bancaria emocional. Si yo me relaciono contigo con cortesía, bondad, honestidad y mantengo mi compromio contigo, entonces estoy haciendo un depósito (un ingreso), hago que se incremente el valor de nuestra cuenta bancaria emocional. Tú confías en mí, cada vez más cuando hago este tipo de depósitos en nuestra relación.

Cuando nuestra cuenta de confianza es alta, la comunicación es fácil, instantánea y efectiva. Pero si se da el caso contrario, si mi nivel de confianza es bajo, la comunicación será lenta y difícil, se analizaran cada una de mis palabras con el máximo celo.

En la próxima entrada hablaremos de los seis depósitos principales que se pueden hacer para incrementar nuestra cuenta de confianza, para crear una buena relación personal.

Grandes hombres: Vince Lombardi

En más de una ocasión, Herb Adderley, cornerback de los Green Bay Packers (1961-69) y miembro del Hall of Fame, ha admitido que no pasa un día sin que piense en Vince Lombardi. Muchos otros de sus ex jugadores le atribuyen cualquier éxito en su vida posterior a la NFL. Los grandes entrenadores en la historia del fútbol americano tienen todos fantásticos balances de victorias y derrotas, pero esta dimensión extra de Lombardi es lo que le separa del resto, nadie ha influido tanto en sus jugadores como el mítico head coach de los Packers.

Nació en Nueva York el 11 de junio de 1913 y murió el 3 de septiembre de 1970. Como head coach entrenó a los Green Bay Packers de 1959 a 1967 y a los Washington Redskins en 1969.Entre 1961 y 1967, Lombardi ganó 5 campeonatos de la NFL con los Packers, incluyendo las dos primeras Superbowls. Otro dato importante es que nunca finalizó una temporada con balance negativo.

Un cáncer intestinal demasiado extendido para cuando se le diagnóstico se llevó su vida el tres de septiembre de 1970. Más de 3.500 personas atendieron la ceremonia de su entierro.
Lombardi no revolucionó el juego en la medida de Paul Brown, Tom Landry o del recientemente fallecido Bill Walsh. Al contrario, aprovechó las ideas y métodos de otros entrenadores. Pero nadie jamás ejecutó lo básico más a la perfección que Lombardi. Justo cuando el juego se estaba convirtiendo en más complejo, él lo simplificó. Y con sus éxitos, fueron los demás los que empezaron a prestar atención a lo básico. Su increíble determinación y deseo por ganar dejaron una huella tan profunda en sus jugadores y por extensión en toda la liga que nadie jamás ha podido igualar.

Muchas de sus frases siguen siendo utilizadas a día de hoy en los vestuarios de equipos no sólo de fútbol americano, sino de cualquier disciplina deportiva:

"Winning isn´t everything is the only thing".
"If you aren't fired with enthusiasm, you'll be fired with enthusiasm."

"You never win a game unless you beat the guy in front of you. The score on the board doesn't mean a thing. That's for the fans. You've got to win the war with the man in front of you. You've got to get your man." – "Jamás ganarás un partido a menos que superes al tipo enfrente tuyo. El marcador no importa nada. Sólo vale para los aficionados. Tú tienes que ganar la guerra con el hombre que está frente a ti. Tienes que ganar a tu hombre."

"To achieve success, whatever the job we have, we must pay a price." – "Para alcanzar el éxito, en cualquier cosa que te propongas, has de pagar un precio."

"Once you learn to quit, it becomes a habit." – "Una vez que aprendes a rendirte, se convierte en un hábito."

"It's not whether you get knocked down, it's whether you get up." – "No se trata de las veces que te tiran al suelo, sino de las veces que te levantas."

"The harder you work, the harder it is to surrender."