sábado, 15 de septiembre de 2007

Los seis depósitos principales: 5. Demostrar integridad personal

La integridad personal es una de las fuentes principales de confianza y constituye la base para establecer una buena relación.

Nuestra integridad depende de que nuestros actos reflejen nuestras palabras, que mantengamos las promesas y satisfagamos las expectativas que generamos. La integridad es un compromiso con la verdad y con uno mismo.

Un ejemplo que demuestra nuestra integridad es la forma como hablamos de otras personas que no están presentes cuando mantenemos una conversación, si hablamos mal de los que no están presentes damos la sensación a las personas con las que hablamos de que en cuanto se giren podemos empezar a hablar mal de ellos. Igual que si no respetamos las confidencias que nos ha confiado alguien diciéndoselo a un tercero, está claro que esto no genera confianza en nadie y acaba con nuestra integridad.

La clave de los noventa y nueve es el restante uno, en particular ese uno que pone a prueba la paciencia y el buen humor de los muchos. Es el amor y la disciplina del uno lo que transmite el amor a los otros. El modo en que tratamos al uno revela el modo en que consideramos a los noventa y nueve restantes, porque en última instancia cada uno de ellos es un uno.

Integridad también es evitar toda comunicación engañosa, desleal y que no respete la dignidad de las personas.

No hay comentarios: