sábado, 15 de septiembre de 2007

Los seis depósitos principales: 6. Disculparse sinceramente cuando uno realiza un reintegro

Creo que la importancia y la esencia de una disculpa radica en que sea sincera. Si realmente te disculpas con sinceridad y la otra persona lo entiende así, la relación avanza y la confianza aumenta, ya que el otro tiene la seguridad de que si en otra ocasión le haces algo que le moleste, le responderás con una disculpa, preocupándote por su situación. Si por el contrario, tu disculpa no es sincera, y te disculpas por compromiso, entonces la relación puede sufrir uno de los mayores daños que se le pueden causar, ya que normalmente cuando te disculpas es porque le has hecho daño a la otra persona y si no te disculpas sinceramente lo único que estás haciendo es intensificar ese daño y aniquilando la relación.
Por ello, como dice la sabiduría oriental, "si vas a hacer una reverencia, que tu inclinación sea pronunciada" o como dice la ética cristiana, "paga hasta la última moneda".
La verdad es que hay que ser fuerte de carácter para reconocer los propios errores y pedir disculpas, ya que es una humilde y firme declaración de que somos humanos y cometemos errores.
Leo Roskin enseñó que "El débil es el cruel. La amabilidad sólo puede esperarse del fuerte".

No hay comentarios: