sábado, 24 de noviembre de 2007

Quinto hábito: Procure primero comprender, y después ser comprendido

"El corazón tiene sus razones que la razón no comprende" Pascal

Tenemos tendencia a precipitarnos, a arreglar las cosas con un buen consejo. Pero a menudo no nos tomamos el tiempo necesario para diagnosticar, para comprender profunda y realmente el problema. Este es el principio clave en las relaciones interpersonales: procure primero comprender, y después ser comprendido.

Cuando no sabemos cual es el problema, o no sabemos las razones por las cuales se ha dado determinado problema, ¿cómo vamos a plantear una solución?

La mayoría de nosotros respondemos y damos consejos antes de que la otra persona acabe de explicarse, parece que hubiéramos sido bendecidos con el don de la sabiduría que todo lo puede y que todo lo soluciona, pero la realidad sólo es una, si queremos tener una buena relación con alguien, debemos primero comprender lo que nos está diciendo y después, y sólo después de eso, ser comprendidos.

No hay comentarios: